Aquella tarde

El rechinar de la mecedora se hacía escuchar una y otra vez con cada balanceo que su cuerpo propinaba en la silla, junto con aquellos movimientos sus memorias comenzaron hacerse presente aquella tarde donde culmina el día con la visita del viento soplando en su cara.

Antonia vio pasar el recuerdo de Luis cuando aquella tarde él le pedía que fuese su esposa,

Recordó el nacimiento de Gerardo; la luz de sus ojos,

Sintió una vez más una opresión en el corazón, al traer en sus pensamientos cuando Fredy cerró sus ojos y no volvió abrirlos jamás,

Observó nuevamente a sus hijas una detrás de otra, caminar al altar en brazo de su amado, 

Lloro de nuevo al escuchar por primera vez el grito eufórico de Alejandra diciendo, ABUELA TE QUIERO.


El viento soplaba y sentía como golpeaba su rostro, Antonia inhalaba el olor a grama fresca, llevándola al recuerdo del jardín en su primera casa; 
- Como me gustaba aquella casa!, se decía Antonia en voz alta mientras suspiraba y respiraba profundo el soplar del viento,

- Fuimos muy felices en esos primeros años, aquellas tardes de caminatas a la pradera justo cuando el sol de la tardecer cayera, si que esas tardes fueron las mejores de nuestro matrimonio; sonreía mientras se balancea en la mecedora,

Recordó cada instante de su vida y lo único que pidió a su Dios fue dormir de nuevo al lado de su gran amor. Sintió nuevamente el soplo frío de la brisa, cuando Luis se acercó a su diestra y con una leve sonrisa le aviso "es hora amor".

Antonia  con sus ojos empapados en lágrimas, sonrió mirando al cielo y con un profundo suspiro, aquel rechinar de la silla se detuvo en seco, con el último soplido del viento…
 


Publicación: Caracas-Venezuela, 19-07-14

Modificado:  Caracas-Venezuela. 12-10-16

La Puerta



German observo fijamente las dos puertas que tenía frente a él, miraba una y otra vez aquella frase que no lograba entender la cual identificaban cada puerta, buscaba en sus pensamientos como descifrar a donde lo llevaría la entrada de cada una.
-¿German, realmente que estás buscando?, escuchó una voz fuerte y grave que estremeció sus oídos, mientras buscaba de dónde provenía la voz.
German al observar que no había nadie, sus pensamientos contestaron por él mismo, - En busca de lo perdido; respondía mientras su mirada regresaba a las palabras escritas en cada puerta,
-¿Y crees que ellas te ayudaran encontrar lo que buscas?, volvió a inquirir la voz fuerte y grave,
-No lo sé, pero necesito regresar y encontrar lo perdido; respondía German mientras observaba hacia el techo de aquella habitación, techo que no era techo, sino un montón de nubes grises que se movían rápidamente,
-¿crees que esas puertas te llevaran a lo que buscas?; seguía interrogando la voz,
German guardo silencio por varios segundos mientras daba un paso al frente ante una de las puertas,
_ ¿Estás seguro de elegir bien la puerta a la que deseas entrar?;
_ No sé lo que estoy haciendo; susurro German mientras colocaba su frente y las palmas de sus manos en la puerta,
_ ¿Qué necesitas saber para hacer y estar seguro en tu elección?,
_ Necesito saber si la elección que tomare será la más correcta; respondía German mientras seguía apoyando su frente en la puerta,
_ ¿Y sabias que habías tomado la mejor elección cuando entraste en la anterior puerta?,
_ Tenía mis esperanzas y la fe que había elegido lo correcto,
_ ¿Y no fue la mejor elección?,
_ No la fue, en ella perdí lo que lo que tenía, mi esperanza y mi fe se desvanecieron al vivir lo que no quería, porque me equivoque en pensar que todo sería igual; respondía German con lágrimas en sus ojos,
_ ¿Qué te hace creer que esta nueva elección será mejor que la anterior?,
_ Nada, solo tengo dudas, miedos a fracasar, incertidumbre, ¿Qué puerta debo elegir?,
_ Esa decisión solo tú elegirás, y solo tú sabrás que habrá detrás de ella,
_ ¿Y si no encuentro lo que estoy buscando? ¿Y si me vuelvo a equivocar?; German preguntaba mirando a su alrededor,
_ Podrás regresas y estar sin tiempo, podrás seguir buscando en que te has equivocado, llenarte de dudas, miedo a fracasar, tener incertidumbre y no saber lo que estás haciendo,
_ ¿Qué me estás diciendo?; German preguntaba confundido mientras observaba a su alrededor en medio de la nada,
_ Estoy diciendo lo que quieres oír,
_ ¡No quiero oír eso!, solo quiero saber ¿Cuál es la mejor elección?, ¿Qué puerta debo tomar y hallar lo que busco?,
_ Eso solo tú lo sabrás, entra y averígualo,
_ No, no, no ¿Por qué no me lo dices? ¿Por qué estás aquí hablando? ¿Por qué no me pones en el camino correcto? ¿Por qué te burlas de mí?; gritaba German mientras caía de rodilla llevando sus manos a la cabeza,
_ Solo tú debes elegir, te hablo porque quieres oír, te pongo las puertas del camino que debes elegir y las burlas son de tus pensamientos,
_ ¿Qué eres? ¿Por qué no te muestras?; en rodillas mirando al techo preguntó German,
_ Solo tú lo sabes,
_ ¡Me estas volviendo loco!, solo dime, ¿Qué puerta debo elegir?,
_ ¿Recuerda porque estás aquí German?, dime,
German cerró sus ojos y empezó a recordar por qué había llegado ahí, como una película en cámara rápida, abrió sus ojos y mirando al techo respondió,
_ Mi vida se convirtió en lo que no quería, mis alegrías, mis esperanzas, mi fe, todo, se quedó atrapado en el tiempo, aquel tiempo en que el mundo tenía sentido, donde el espacio era todo para mí, donde soñaba con algo que disfrutaría y observaría el mundo como yo lo miraba, donde las estrellas eran infinitas de contar y la luna se ocultaría de vez en cuando con las nubes y en la salida del sol en cada mañana. Donde la naturaleza la escuchaba cantar cada amanecer y lograba oler el perfume del viento, donde me enamoraba cada atardecer cuando el sol se ocultaba dejando a su paso los rayos jugueteando entre el cielo. Cuando me enloquecía apasionadamente leer cada letra expresada en un papel, por alguien que se le ocurría contar su historia a través de un lápiz. Donde me cegaba insaciablemente contar mi historia imaginaria, llevadas en letra para que cada ser compartiera mi mundo imaginario. Mi mundo tenía sentido y solo quería que se compactara con lo nuevo, con la esperanza, con la fe, con la pasión, con la belleza, con el amor… todo puesto en ella, sería perfecto,  y sublime…
La vida me cambio en un abrir y cerrar los ojos, el espacio ya no existía, las estrellas se desaparecieron solo dando paso a lo oscuro del cielo, no había amaneceres, solo la luna que decidía escapar a veces  para hacerme compañía en mis caminos, el atardecer llegaba oculta a mi vista, cuando en unas cuatro paredes me tenían cautivo diariamente, el perfume del viento se convirtió en una brisa fría como estar en una torre de hielo, y ya no existía papel donde leer y donde escribir por que se hallaban en una maquina procesadora de palabras, lo nuevo llego y se compacto con otras ideas, otros estilos de vida y otra forma de observar el mundo, la belleza se convirtió en arrogancia, la esperanza se desvaneció, la fe se convirtió en incredubilidad, la pasión se ahogó en un vaso de agua y el amor puesta todo en ella, quedo solo en un papel… ¡Solo yo debo decidir que puerta tendré que abrir!, ¿cierto?,
_ Si, solo tu tendrás esa elección; respondía la voz esta vez con un tono suave,
_ ¿Y si me vuelvo a equivocar?; preguntaba German con incertidumbre,
_ Tendrás la opción de regresar y comenzar de nuevo, podrás abrir otra puerta y cerrar la anterior,
_ ¿No importa que me equivoque?; pregunto German sorprendido,
_ De eso se trata German, no importa cuántas veces te equivoque, lo importante es que quieras continuar abriendo puertas. El destino es un van y ven que solo tú decides donde entrar y cuando cerrar cada puerta, solo tú decides donde quedarte y cuando continuar. En tu camino siempre encontraras puertas que muestran lo quieres vivir y solo dependerá de ti que puerta quieres abrir,
German se puso de pie ante el portón que se encontraba frente al él, observando cómo se descifraba la frase escrita que se hallaban en cada una de las puertas diciendo “ES TU MEJOR ELECCION”. Colocó su mano derecha en la manilla y girándola hacia un extremo German entró a su nuevo comienzo…




Imagen de Google:

Abriendo puertas | Vanguardia.com - www.vanguardia.com


Caracas, 04 de Junio del 2016



Licencia de Creative Commons
Los escritos de Ana Carolina estan bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License. También hay imágenes incluidos en el blog, obtenidos en los buscadores a través de internet (Google) y cuyos autores son revelados en su inclusión.