La habitación

Elena sintió una brisa helada que rozaba su cara en medio de la oscura habitación, escuchó el susurro de su nombre mientras se acercaba en busca del interruptor de la luz, su corazón se acelera con cada soplido helado y con la voz que le llamaba repetida veces, sus manos temblaban con cada roce de algún objeto que tropezaba en su camino, no lograba pensar lo que ocurría en aquella habitación, no lograba ver nada, solo veía sombras que se movían al mismo tiempo que ella y con cada paso que daba sentía uno  a su lado.
Elena escuchó una vez más su nombre, volteando rápidamente en dirección de aquel susurro, el grito y el sobresalto se hicieron notar cuando un fuerte tirón de cabello la detuvo en seco, busco desesperadamente con sus manos aquello que la detenía y con un desahogo en un aliento lleno de suspiros dio gracias al darse cuenta que era el perchero que se había enganchado en su larga cabellera.
Elena continúo su marcha lentamente en busca del interruptor, donde su grito por segunda vez retumbó en la habitación causado por el  maullido de su gato que saltaba a sus brazos. Una  lágrima corrió por su mejilla al darse cuenta que no estaba sola en la habitación, el ronroneo de su gato iba al compás de aquella respiración, que no se veía pero se sentía y que cada vez se escuchaba más cerca .
Elena con el gato en brazos daba los últimos pasos lentamente al interruptor, todo su cuerpo temblaba, su respiración era acelerada junto a los latidos de su corazón, su vista se nublaba con cada lágrima que empañaban sus ojos y una vez llegando al interruptor con su pequeña mano se preparó al encender aquella la luz en la habitación…


Caracas, 30-7-2014
Licencia de Creative Commons
Los escritos de Ana Carolina estan bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License. También hay imágenes incluidos en el blog, obtenidos en los buscadores a través de internet (Google) y cuyos autores son revelados en su inclusión.