La habitación

Elena sintió una brisa helada que rozaba su cara en medio de la oscura habitación, escuchó el susurro de su nombre mientras se acercaba en busca del interruptor de la luz, su corazón se acelera con cada soplido helado y con la voz que le llamaba repetida veces, sus manos temblaban con cada roce de algún objeto que tropezaba en su camino, no lograba pensar lo que ocurría en aquella habitación, no lograba ver nada, solo veía sombras que se movían al mismo tiempo que ella y con cada paso que daba sentía uno  a su lado.
Elena escuchó una vez más su nombre, volteando rápidamente en dirección de aquel susurro, el grito y el sobresalto se hicieron notar cuando un fuerte tirón de cabello la detuvo en seco, busco desesperadamente con sus manos aquello que la detenía y con un desahogo en un aliento lleno de suspiros dio gracias al darse cuenta que era el perchero que se había enganchado en su larga cabellera.
Elena continúo su marcha lentamente en busca del interruptor, donde su grito por segunda vez retumbó en la habitación causado por el  maullido de su gato que saltaba a sus brazos. Una  lágrima corrió por su mejilla al darse cuenta que no estaba sola en la habitación, el ronroneo de su gato iba al compás de aquella respiración, que no se veía pero se sentía y que cada vez se escuchaba más cerca .
Elena con el gato en brazos daba los últimos pasos lentamente al interruptor, todo su cuerpo temblaba, su respiración era acelerada junto a los latidos de su corazón, su vista se nublaba con cada lágrima que empañaban sus ojos y una vez llegando al interruptor con su pequeña mano se preparó al encender aquella la luz en la habitación…


Caracas, 30-7-2014

Mi Libro de Opciones

Desde el día que empecé a plasmar mis reflexiones en un papel, siempre tuve la convicción que somos los únicos capaces de escribir nuestro destino. Destino aquel, donde a veces me gustaría poder tener una varita mágica para cambiar las situaciones que se volvieron no favorables en el sendero elegido, pero aun así con vara o sin varita mágica, la realidad es otra y en un papel en blanco nuestras vida lista para ser escrita, nos indica que no hay marcha atrás y que de una u otra forma, una vez dados los hechos, estos tienen conexiones a lo largo del transcurso en el tiempo con tu destino y solo tenemos una elección de las tantas opciones que la vida te ha puesto en la mesa.    

Echando un repaso al pasado, tienes tres opciones:

1. Lamentarse por lo ocurrido,
2. Aprender de lo vivido, 
3. Darse cuenta que estas vivo, y que tienes la fortuna de escribir hoy en un papel en blanco lo que fue de tu destino.      
Hoy escribo;

¿….Me ilusionado?, no sé cuántas veces, y no sé cuántas de las alturas de esa ilusión he caído, así como no sé cuántas veces me he levantado sacudiendo mis pantalones y limpiando con un pañuelo mi rostro. No sé cuántas veces fui el amor imposible de un hombre, pero sí sé cuántas veces salí huyendo de unos brazos ahorcadores, pero gracias a mi huida despavorida quizas esos brazos realizaron su vida..., no sé cuántas veces le tuve miedo a la frase “Aun te espero”, pero si sé cuántas veces espere escuchar un “Te quiero”.  

 Cuántas veces me he enamorado, me pregunto… Hoy quizás afirmó que han sido dos… Es difícil mirar atrás y ver las decisiones que se han consumado en referencia al tema del AMOR. No es nada fácil, ver grandes amores tomar un camino diferente al tuyo, ver como la distancia, el tiempo y los kilómetros te aleja en cuerpo y alma de aquella persona que un día pensaste que podría ser tu alma gemela, como así ver a otros amores destruir tu mundo interno en cuestiones de segundo. Pero bien o mal, son elecciones extrañas de la vida, el cual desconocemos los resultados y por ende continuamos en busca de mejoras, tratando de no cometer o evitar los mismos errores del pasado.   

Regresando al presente, tal vez me encuentre en una lucha constante en darle un significado a todas las decisiones tomadas en mi vida, que tal vez nunca sabré qué sería de mí si fuese elegido otro rumbo, si esa vida hoy hubiese sido otra. 

Que no importa haber huido lejos de unos brazos ahorcadores, porque gracias a esa huida me permití conocer los matices de una relación; que no importa no haber recibido ese “Te Quiero” a tiempo, porque luego de tiempo escuche algo aún mejor; un “Siempre te amado”. Y Que tal vez, con un suspiro en el corazón sigo recordando mi primer amor aunque esté  más lejos en kilómetros que en sentimientos, así como también recuerdo cada instante y momento vivido, sea blanco u oscuro, solo con la intención de saber que estoy viva.

Hoy agradezco por haber vivido, por haber compartido con cada persona, cada situación, cada instante, ya que sin ellos no sería lo que soy ahora, ya que sin ellos en mi camino no estaría escribiendo lo que intento hacer en el presente. A ustedes un MIL GRACIAS.   
   
Con miras al futuro, solo queda continuar, mirar atrás solo es para recordar lo mejor vivido y tener presente que sin el pasado tu vida no sería vida, recuerda lo bueno, recuerda lo malo, ellos tanto bueno como malo formaron tu destino. Construyamos un camino con sueños hechos realidad, y llenemos nuestro libro de opciones en el que deseamos lograr.

En memoria a Gabriel.,
A ese amor que quiso ser y hoy desde arriba me ve…

Ana Carolina Sosa
Caracas, 22 de Julio del 2012.



Tocando tierra

Regresando a tierra firme,luego de estar un tiempo largo en el limbo, toque suelo con las gracias en la boca, no fue una temporada fácil ya que en meses anteriores afrontaba un golpe difícil, pero digamos fácil de superar, llegaron alternativas que tuve que tomar y subirme en la nave hasta nuevo aviso para bajar, luego en la tierra donde vivo comenzaron a tener dificultades donde más de uno optó por marcharse, así como otro decidieron quedarse y combatir con las adversidades, otros como yo eligieron quedarse y navegar por el limbo pero siempre pendiente de los vientos que soplaban por los aires. Hoy bajando de ese limbo tocó tierra con la gracia de los dioses porque me han bendecido con nuevas oportunidades y quizás tomando el rumbo que siempre he buscado a pesar de las adversidades, soy soñador de las cosas que no se palpan pero  de las que se sienten, soy fiel creyente que las cosas mejoraran, y aquí me quedo tocando tierra con las ganas de lograr entrar en ese mundo que todos ansiamos llegar. Nuestro mañana es incierto y quizás aun con tinta invisible, pero estamos aquí en búsqueda y a la espera de ese tintero que llenará de matices a ese libro que llevamos debajo de los brazos...



Solo queda luchar y continuar... 





Licencia de Creative Commons
Los escritos de Ana Carolina estan bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License. También hay imágenes incluidos en el blog, obtenidos en los buscadores a través de internet (Google) y cuyos autores son revelados en su inclusión.